Se trata de financiar un servicio terapéutico destinado a mejorar las condiciones de los niños que puedan presentar alteraciones como: Trastorno del Procesamiento Sensorial (TPS), retraso en el desarrollo, dificultades de aprendizaje, parálisis cerebral, discapacidad intelectual, TEA, TDA-H, retraso y/o alteración del lenguaje, dificultades para gestionar sus emociones etc.

Los tratamientos de desarrollo integral (logopedia, estimulación neurológica, rehabilitación física, etc), debido a su alto componente de interdisciplinariedad y profesionalidad, son terapias con un coste muy elevado al que las familias no pueden hacer frente por la cantidad semanal de sesiones y la duración de las mismas.

No recibir estos tratamientos, de niños y niñas, a edad temprana, suponen un déficit importantísimo en su desarrollo, que condicionará su vida futura.

A través del programa REAC (red de empresas altamente comprometidas), las empresas miembro financian el 50% del coste de las sesiones de terapias para niños/as que lo necesitan, previo estudio de su situación socio-económica y familiar.